Ejercicio Físico

Estas breves reflexiones son las que compartimos cotidianamente con nuestros pacientes para aclarar algunos puntos acerca de la actividad física, los deportes y el entrenamiento.

Teniendo en cuenta las exigencias al momento de la actividad física podemos distinguir entre dos actividades: entrenamiento y movimiento.

El movimiento es la actividad física sin tener en cuenta la eficiencia, ni el rendimiento, valorando el gasto de la adrenalina acumulada en el vivir cotidiano, el incremento de la circulación sanguínea y el mejoramiento de las funciones biológicas y de los neurotransmisores cerebrales.

El entrenamiento es la actividad física especialmente diseñada para ganar una competencia deportiva. En estos casos se valora la máxima eficiencia: disminuyendo el gasto energético y aumentando el rendimiento.

Al hacer actividad en grupo, en un gimnasio, con algún profesor o personal trainer, depositamos en esa persona la confianza de saber qué es lo mejor para nuestro cuerpo. Ir en contra de lo indicado nos genera incomodidad, asi como no seguir lo que hace el resto nos puede dar verguenza. Es importante que nosotros le comuniquemos al profesor o el personal trainer qué es lo que nuestro cuerpo nos dice y nos pide. Ellos esperan el feedback, ya que somos nosotros los que vivimos y sentimos nuestros cuerpos. Si solamente seguimos la verguenza y la incomodidad, lo único que logramos es desoír a nuestro cuerpo y sus necesidades o requerimientos para la sensación de bienestar.

Comunicate con tu entrenador, y permitile diseñar una estrategia entre los dos: según sus recomendaciones y tus necesidades.

Ejercicio físico
Esta entrada fue publicada en Articulos. Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.